Estado Plurinacional de Bolivia

Valle de Zongo

Valle de Zongo

El valle de Zongo se encuentra al noroeste de la ciudad a 40 kilómetros (dos horas), en los contrafuertes orientales de la Cordillera Real de los Andes, formando parte de la jurisdicción del Gobierno Municipal de la ciudad de La Paz.

A más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, se encuentra el Valle de Zongo, con una variedad de pisos ecológicos. Un rasgo importante de la zona está en sus viviendas de piedra, adobe y techo de paja que le dan un toque pintoresco al lugar.

Es otro de los espectáculos naturales que el viajero no puede perderse. La ruta de vinculación entre la ciudad de La Paz y Zongo se inicia en el desvío a Chacaltaya, descendiendo rápidamente desde paisajes cordilleranos hasta paisajes de exuberante vegetación y clima cálido.

¿Cómo llegar?

Para llegar al valle de Zongo, los pasajes cuestan entre Bs 20 y Bs 30, dependiendo de la demanda, las salidas de los buses son diarias, de 05.00 a 06.00 horas de la mañana. El transporte hacia el sitio turístico parte de la zona Ballivián de la urbe alteña.

Debido al horario y que son buses limitados es preferible hacer la compra de los boletos con un día de anticipación, para asegurar el viaje hasta este destino turístico.

Dependiendo del clima en la cumbre, el viaje puede tener una duración de tres a cuatro horas, ya que por la neblina o la nieve, por seguridad de los pasajeros, será necesario que el conductor baje la velocidad o deba detenerse. En todo el recorrido se pueden observar glaciares, lagunas de altura, bofedales y caídas de agua.

Recomendamos llevar

Debido a que se debe pasar por los cuatro pisos ecológicos, se recomienda llevar tanto ropa abrigadora e impermeable, como vestimenta suelta para el calor, no olvide unos zapatos cómodos y de huella profunda, para poder realizar caminatas en todo tipo de terreno, para los que quieran hacer montañismo o escalada se recomienda llevar su propio equipo.

Asimismo, no debe faltar un sombrero de ala ancha, gafas para sol, bloqueador solar y un botiquín esencial con alcohol, algodón, yodo, aspirinas o paracetamol y anti alérgicos para aquellas personas que tienen reacciones a las picaduras de mosquitos.

Lo que no debe faltar en este viaje es una cámara fotográfica ya que los paisajes son únicos por la cantidad de fauna y flora endémica que crece en esta región.

¿Y tú que opinas?